Sakura Ryū

Me llamo Sakura Ryū y soy la hija de un dragón japones. Tengo 1700 escamas de antiguedad.


Sakura Ryū


Algunas cosas sobre mi:

Soy una chica muy tranquila y rara vez me enfado, eso no significa que alguna vez no lo haga. En mi forma humana me gusta disfrutar del Hanami y suelo vestir con telas suaves y ligeras, con estampados florales en tonos rosas y lilas. Me encanta relajarme mientras disfruto de una taza de té, acompañado de wagashi. Práctico el tiro con arco "Kyūdō", requiere mucha concentración y me ayuda a contener mis impulsos cuando algo me perturba. Soy una experta en el arte del Ikebana y mi mayor sueño es convertirme en una gran diseñadora de interiores, tengo mucho talento para ello.

Mi defecto más raro, aún convertida en humana, sigo presentando escamas en mi piel, por lo que gasto cantidades industriales en crema hidratante.

Al igual que Lagoona, no soporto que conviertan el mar en un basurero, mis orígenes son marinos y me apena que las criaturas con las que crecí sufran por ello.


Sakura Ryū


Amigos y mascotas:

Mis mejores amigas son Lagoona, Jinafire, Merit-Amón y Diana. Con Lagoona comparto mi pasión por el mar, Jina es una dragona, asi que ambas nos entendemos perfectamente, Merit es una apasionada del arte y a Diana le gusta la cutura asiática y las artes marciales, asi que charlamos mucho y me gusta ir a verla cuando participa en los campeonatos de Karate. Mi mascota es una pequeña tortuga, muy tranquila, al igual que yo, se llama Pétalo y es la compañera perfecta cuando necesito estar concentrada y en silencio.


Glosario:
Ikebana: Arte floral japonés
Hanami: Tradición japonesa de contemplar los cerezos en flor.
Kyūdō: Tradicional deporte japones de tiro con arco.
Sakura: Flor de cerezo
Ryū: Dragón
Wagashi: Pastelitos de arroz (mochis) rellenos de crema de anko (pasta dulce de judías rojas)
Tema musical: BSO de "El Ultimo Emperador" por David Byrne. Aunque la película trata sobre China, la música es muy hermosa y relajante, se identifica con el carácter de Sakura.


Muñeca: Create A Monster Dragon Girl
Vestido: Bata de una muñeca tipo Barbie, sujeta con un lazo.
Zapatos: No tiene, a Sakura le gusta pasear descalza ;)
Mascota: Tortuga Littlest Pet Shop


Un poco de historia


Crédito de la Fotografía: Wikipedia

Los dragones japoneses (竜 ryū) son unas criaturas legendarias de atributos físicos similares a los de los dragones chinos y coreanos. Al igual que estos otros dragones asiáticos, los japoneses son más deidades del agua asociados a las lluvias y los cuerpos de agua, y normalmente se representa como grandes criaturas sin alas, serpentinas con garras. Tienen cuerpo de serpiente, cabeza de cocodrilo, escamas de lagarto, cuernos de ciervo, ojos de gato, nariz de salamandra, garras de águila, zarpas de lagarto, melena de león y bigotes de bagre.

Hay pocas diferencias entre los dragones de la mitología japonesa y los de otras mitologías orientales. Una importante es que, a diferencia de los coreanos y chinos, los dragones japoneses poseen tres garras en sus pies en lugar de cuatro.

Con frecuencia son emblema de emperadores o héroes, pero sobre todo representan la sabiduría. En Japón, donde se los tiene por seres sabios, amables y siempre dispuestos a ayudar, los dragones han sido, durante siglos, el emblema oficial de la familia imperial.

Los dragones de la mitología japonesa no suelen volar tan a menudo como los de las mitologías occidentales, y son presentados como criaturas muchas veces benevolentes, que incluso en ocasiones conceden deseos. Por lo general, los dragones japoneses, al igual que los chinos y coreanos, no tienen alas.

En Oriente, el dragón siempre se ha considerado una criatura benéfica y un símbolo de buena fortuna. La cultura popular japonesa moderna se refiere a menudo a los dragones, atribuyendo a ellos poderes mágicos tales como curar, volar o asumir la forma humana a voluntad.


Toyoma Hime. Crédito: wikipedia


Un importante dragón es el dios-emperador del mar, Ryūjin o Ryoji, también conocido como Ōwatatsumi, era el dios protector del mar, en la mitología japonesa, y simboliza el poder del océano. Tenía una boca grande, y era capaz de transformarse en un ser humano. Vivía en su palacio submarino construido con coral rojo y blanco, y guardaba las mágicas joyas (Kanju y Manju) con las que controlaba las mareas. Las tortugas marinas, peces y medusas se representan a menudo como sirvientas de Ryujin.

Ryujin fue el padre de la bella diosa Otohime o Toyotama-Hime (joya luminosa) que se casó con el príncipe cazador Hoori. Construyeron una cabaña para vivir y cuando ella estaba a punto de dar a luz a su hijo, le pidió a Hoori que no mirara. Hoori se quedó esperando fuera, pero su curiosidad pudo más y asomo la cabeza, descubriendo a Toyotama en su forma de dragón y un bebé entre sus brazos. Ella se avergonzó de que su marido la había visto así  y dejandole el niño a Hoori, volvió al mar. El primer emperador de Japón, Jimmu, se dice que fue un nieto de Otohime y de Hoori. Por lo tanto, Ryujin es uno de los antepasados ​​de la dinastía imperial japonesa.

Comentarios

Entradas populares